El Sueño Enmascarado: La Mente


¿Qué personaje usaremos hoy?


La mente es una herramienta genial para nuestra vida, nos ayuda a procesar la información, a diferenciar la "suerte" de la "causalidad", a amar de forma inteligente... Pero tal vez la estamos usando de forma errónea. Bien por creencias, educación, programas de nuestro árbol o miedo, nos empeñamos en usar "máscaras" para demostrar lo contentos o lo enfadados que estamos. Un extraño movimiento de demostrar al mundo como creemos que debemos estar en vez de dejarnos sentir y actuar según somos, ser simplemente nosotros mismos. 

Ser uno mismo es la diferencia entre lo normal y lo corriente. Es el matiz que le da a la vida el sabor puro e infinito de lo que es, una experiencia de investigación, aprendizaje y relaciones. Tal vez estamos entrenando la mente en la dirección opuesta. Y si, habéis leído bien, la mente se puede entrenar como cualquier otra herramienta más, allí donde te enfoques, allí donde pongas tu atención irá tu mente, y personalmente creo que es mejor darnos cuenta ahora y actuar, porque la aventura terminará tarde o temprano. 

Como terapeuta me he dado cuenta de que todos vivimos con una máscara, una máscara forjada de las creencias, los miedos, el inconsciente y los malos hábitos mentales, y como malos hábitos mentales me refiero a algo tan simple de tener una pensamiento racional en vez de uno cuántico, ver el vaso medio vacío en vez de medio lleno, buscar culpables en vez de preguntarnos ¿Para qué?... Pequeños movimientos que hacen grandes cambios. He tenido el honor de poder ver máscaras rendirse a la emoción que deseaba emerger de las profundidades para desatar los nudos, el momento en el que las ganas de llorar abrazan tan fuerte a la persona que no le queda otra que borrar la sonrisa nerviosa de la máscara y desvelarse como realmente se siente... Simplemente, Humano.

Voy a expresar una pincelada de esos momentos donde la máscara resbala, donde la mente se inquieta por perder el control, donde surge lo que realmente somos en ese instante.

"La mente es maravillosa, es genial, pero es bueno que no sea la protagonista"


Cuando El Soñador Despierta


"La Rabia Duerme Tras La Traquea"

Esta forma de romper la he observado en personas que expresan muy poco o nada sus sentimientos, que se preocupan más por el mundo que por ellos mismos. Tienden a desvaloralizarse y culpar.

Cuando la mente empieza a perder el control con las explicaciones y la lógica, la persona empieza a rascarse el cuerpo de forma rápida. Picores que normalmente nacen del cuello y del pecho, creando un nerviosismo en la persona y perdiendo la atención de las palabras que escucha. De repente se crean silencios y suspiros profundos que dejan más espacio para las palabras, y conforme estas van entrando cada vez más en la parte dolorosa del conflicto comienza a mirar hacia abajo y evitar el contacto visual.

Cuando la presión se vuelve insoportable explota y proyecta la rabia según necesite culpar o desvalorizar para darse cuenta de lo que tiene que sanar. Si busca culpables proyectará hacia alguien la culpa de todo lo que le pasa, por ejemplo: En una conversación la persona proyectó hacia mí la rabia, culpándome de lo mal que estaba en ese momento. Esto es la necesidad de la persona de expresarse y sacar las palabras que siempre han encerrado sus labios. Su cuerpo, su inconsciente y él en sí son sabios, y usa la proyección de la rabia para sanar una represión masiva de emociones de cólera e ira de su vida.

Si la persona explota con la necesidad de desvaloralizarse puede comenzar a llorar y a culparse a sí mismo, explicando que todo lo que le ha ocurrido es porque él no es perfecto. Es una forma auto-destructiva que los encierra en sí mismos. Esto nace de la necesidad de auto-reconocerse como seres humanos imperfectos, que pueden fallar para así aprender, que puede permitirse tener miedo o que no le gusten determinadas cosas, es un grito de ayuda.

En ambos casos después de la transición de la caída de la máscara junto la calma de la mente, la persona se siente despierta del sueño. Ahí puede tomar conciencia de las máscaras que ha estado usando y que ahora puede ver y decidir cuando y donde quiere usar una, cuando quiere vivir un sueño. También puede descubrir que proyectar como se siente le ayuda, lo que tendrá que elegir es donde proyectarlo, en un papel, en un saco de boxeo, en un espejo... simplemente para sacar lo que nos da miedo, expresar hasta que nos demos cuenta de que no hay necesidad de esconder nada, porque todos somos seres humanos.


"El Hueso de la Risa"

Esta forma es divertida y bonita, es una sensación de: "Me han pillado", que ante la vergüenza, la persona se vuelve extremadamente risueña y rompe a reír de forma nerviosa expresandose entre sonrisas y aceptando las palabras que escucha. En algunas ocasiones incluso llora mientras se rie. Es una forma de no sentirse vulnerable riéndose sin parar. Tras las risas suele comenzar un silencio de reflexión profundo sobre lo que ha ocurrido.


"La Aceptación Consciente"

Esta forma, como el nombre dice, es una profunda aceptación, un darse cuenta junto con una comprensión de lo que escucha, observando sin juicios el conflicto. La persona suele entrar en un hondo silencio de reflexión con ligera rabia, puede ser por no haberse dado cuenta antes. Es una simbiosis perfecta entre aprender y desaprender.



Si quieres colaborar para que el blog siga mejorando,
o sencillamente por gratitud de los contenidos que ofrecemos,
puedes hacernos un regalo a través de paypal, 
cualquier cantidad es bienvenida, muchas gracias.

Share this:

, , , , , , , , , , ,